LA NIÑA DE MIS OJOS (PARTE II)

Después de haber experimentado una extraña sensación al escuchar la voz de alguien que no estaba allí conmigo, mire hacia el cielo.  El sol ya comenzaba a disminuir su intensidad, las nubes a perder su color brillante y el viento a anunciar que la noche estaba por comenzar.  Entonces regresé al interior de la casa; el dueño estaba en la sala esperando por mí, acercándome un poco le dije:  – ¡La casa me gusta! Pero no puedo pagar la renta mensual y en este momento no tengo el dinero total para dar un depósito de seguridad.  Gracias por su tiempo, pero no puedo rentar la casa.

Continue reading “LA NIÑA DE MIS OJOS (PARTE II)”

Blog at WordPress.com.

Up ↑