ATADURAS

A tu vida estoy atado…  Como si el cordón umbilical nunca hubiera sido cortado.

En el trayecto de la vida hay viajes que son cortos y otros viajes que son largos.  Sin embargo mantenerse de pie con la frente en alto, es muy difícil cuando sientes que todo tu ser se quiebra en pedazos. 

Al enfrentar una posible despedida por un tiempo indefinido, es posible que nos sintamos débiles, porque la situación que vivimos nos recuerda lo frágiles que somos, si nos aferramos y confiamos en nuestra naturaleza humana.

Estoy tan acostumbrado a escuchar tu voz cada día.  Que yo le pregunto al espacio vacío alrededor de mi corazón ¿Si el eco de tu amor en la distancia será suficiente para superar este dolor?.  Porque si tú te vas que duro será aprender a vivir sin ti.  Sin tu sonrisa, sin tus consejos o regaños, sin ese amor incondicional que me ha sostenido cada vez que he fracasado.

¿Sera que tu ejemplo y todas las costumbres que herede de ti serán suficientes para mí?  Porque egoístamente quisiera extender el tiempo y detener ese viaje al infinito que te alejara de mí.

Quisiera tener la fortaleza de carácter y la fuerza de tu amor, para sostener tu mano sin derramar lágrimas.  Para no sentirme perdido en una completa desolación.

Quisiera poder restaurar la salud a tu cuerpo y darte la energía necesaria para que te pongas de pie. Pero por más que quiera cambiar la situación no puedo evitar el paso natural de la vida.

Por algún tiempo el dolor me hará sufrir, pero se quedarán en mí, el recuerdo de tus manos sobre mi rostro y la calidez de tus besos.  Se que ya no podre llorar sobre tu regazo y que tendré que aprender a vivir como adulto porque ya jamás volveré a sentirme un niño entre tus brazos.  

Pero mientras tengas vida yo seguiré siendo tu niño.  Y como un niño me aferro a la fe de que algún día viviremos en un mundo perfecto.  Tú me enseñaste a creer en Dios.  Tú me enseñaste a creer en mí.   Tú me enseñaste a vivir con alegría.  Tú me enseñaste a vivir con honestidad y a ser sincero.  Tú me preparaste para ser fuerte, para enfrentar la vida si el final se acerca y por eso me aferro a lo que creo. 

 No confió en mi propia fuerza y me aferro a la esperanza de algún día poder verte de nuevo.

Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos; sino sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesus.

Se que todo tiene un propósito y por eso aprenderé a romper toda atadura que me sujete a no aceptar la realidad.  Para ser humilde.  Para afrontar lo que tenga que pasar en paz.  Para seguir viviendo contigo en mis recuerdos sin tristeza ni dolor.  Porque te amo y te seguiré amando hasta la eternidad “CHINITA DE MIS AMORES”.  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: