¿Quién Soy?

close up photo of clown doll

Hace algunos años mientras conversaba con un grupo de personas acerca de lo difícil que puede ser definirnos a nosotros mismos a través de los años que hemos vivido, se formo un breve silencio que fue interrumpido cuando una de las personas que estaba presente se puso de pie, me miro insistentemente, mientras con tono agudo y de forma directa me pregunto: ¿Quién SOY? Después simplemente comenzó a llorar.

Extrañamente el silencio alrededor se hizo mas profundo al grado de poderse escuchar el sonido de las lagrimas al chocar con la madera del escritorio donde la persona que estaba llorando se había vuelto a sentar.

En ese momento me sentí un poco intimidado, porque los ojos de todos los presentes estaban mirándome con expectativa.  Quizás esperando una respuesta muy elocuente o quizás un discurso completo que mágicamente diera respuesta a la pregunta.

Mi mente flotaba en el aire, mi corazón latía con fuerza y por un instante sentí que me temblaron las piernas.  Entonces con tono apacible le respondí, “ERES UN HIJO DE DIOS Y MI HERMANO”, mientras con serenidad camine hacia donde la persona estaba, la tome de la mano para ayudarle a ponerse de pie y luego la abrace permitiéndole llorar sobre mi hombro.

basket blur boy child

No puedo calcular la cantidad de personas con las que he tenido la oportunidad de conversar sobre situaciones difíciles de superar que afligen su Espíritu, confunden su personalidad o causan deficiencia emocional para definir lo que sienten. Pero es muy común encontrarse con personas que sonríen, disfrazando con sentimientos adormecidos sus acciones, mientras fabrican caretas que colocan sobre sus rostros para esconder el sufrimiento que llevan en sus corazones.  Ahogándose en un torrente de confusión y dolor que no quieren expresar por temor a sentirse criticados.

“LO QUE TU SIENTES A NADIE LE IMPORTA”, Muchas personas han crecido escuchando esta oración, o alguna de sus variantes, “LO QUE A TI TE SUCEDE A NADIE LE IMPORTA”.  Es cierto que no debemos andar mostrando nuestras penas ni divulgando nuestros sufrimientos.  Pero si sentimos la necesidad de llorar, hay que lloras hasta que no queden más lagrimas por derramar; y lo podemos hacer a solas en un lugar apartado o en compañía de alguien en quien confiemos; alguien de quien podemos esperar comprensión y respeto. Ya que solamente nosotros mismos conocemos el grado de dolor que estamos tratando de mitigar o superar.

person doing handcraft face mask

Es muy común que cuando cometemos errores nos sintamos frustrados o enojados con nosotros mismos. Es natural sentir dolor y tristeza cuando perdemos un ser querido, que puede ser pariente, amigo o mascota.  También es común sentir que la vida se nos va cuando enfrentamos situaciones que no podemos controlar y que nos hacen daño. 

Mi frase favorita que siempre repito, “Hablar es fácil.” Pero vivir, sufrir o aprender a superar las dificultades que enfrentamos en la vida “NO ES FACIL”. Se dice que de todo lo malo o negativo que ocurre en nuestras vidas se aprende algo nuevo o se gana experiencia.  Lo cual no es totalmente cierto. 

Ya que nosotros sufrimos por situaciones inesperadas o consecuencias de nuestras acciones, por insatisfacciones o actitudes negativas que si no corregimos o controlamos pueden crear un torbellino de dudas que confunde nuestra IDENTIDAD de tal forma que olvidamos QUIENES SOMOS.

carnival mask decorated with pink flower

Cuando el sufrimiento se mescla con dolor crea una confusión tan grande en nuestro ser que podemos olvidar que somos Padres, Amigos, Hijos, Hermanos, Tíos, Sobrinos, Esposos, Profesionales, Estudiantes, Guías.  También podemos olvidar que somos seres humanos, con defectos, debilidades, virtudes, fortalezas, sentimientos, emociones; con la capacidad de superar la tristeza y el dolor.

Si alguna vez te surge la curiosidad, la duda o la inquietud de preguntar ¿Quién Soy? Recuerda que la respuesta es tan simple como maravillosa.  “ERES UN HIJO DE DIOS”. Un ser único en todo el universo y con ese conocimiento puedes enfrentar las vicisitudes de la vida con valor y amor, para aprender a sonreír con autenticidad mientras tu cara se moja en llanto y tu corazón sufre amordazado con dolor. Porque el dolor no es eterno y el sufrimiento dura solo, un BREVE MOMENTO.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: