LIMITES DEL SILENCIO

¿Alguna vez han recibido una noticia inesperada que los ha dejado sin palabras, atónitos, mientras se produce un total silencio en todo su entorno?

¿Alguna vez han experimentado la agradable sensación de permanecer callados, contemplando las facciones y actitudes de la persona amada, mientras nos habla de frente?

¿Alguna vez al logrado desarrollar la percepción sensitiva que nos permite estar en armonía con la naturaleza mientras contemplamos un paisaje?

¿Alguna vez han demostrado amor en silencio a alguien que esta sufriendo, mientras le damos un abrazo?

¿Alguna vez han sentido la necesidad de mirar al cielo, con los ojos llenos de llanto, en silencio, esperando una respuesta que no ha llegado?

¿Alguna vez han deseado en la soledad de una habitación, suplicando sin palabras que la confusión y los problemas se desvanezcan como por arte de magia?

¿Alguna vez se han tomado un minuto de su tiempo, solos, en silencio, para recordar alguna emoción perdida en el tiempo mientras bellos momentos del pasado llenan nuestros sentidos con recuerdos?

¿Alguna vez han cerrado los ojos y se han quedado callados para escuchar la voz del creador del universo que nos responde sin palabras, con emociones que despiertan nuestros sentimientos, aceptando su voluntad en silencio?

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando la necesidad de llorar, reír, gritar o expresar nuestros anhelos, nos oprime el corazón y exaspera nuestros pensamientos.

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando quebrantados buscamos un poco de paz para evitar sentir que nos estamos muriendo de dolor, al observar como los seres que amamos se desvanecen y se convierten en memorias que guardamos en nuestros corazones, como espinas que lastiman muy adentro.

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando celebramos el éxito de haber alcanzado nuestros objetivos mientras disfrutamos de la compañía de familiares y amigos.

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando la ausencia de ruido se vuelve imperativa en algún momento.  O cuando llegamos al conocimiento de que Dios real, que vive y podemos llegar a conocerlo.

¿Quién le pone límites al silencio?  Cuando el silencio de nuestra boca se convierte en una potente respuesta y lo usamos como medio de comunicación. 

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando al llegar la noche quiero tener unos minutos conmigo mismo para contemplar las estrellas.  Maravillarme observando la luna llena.  Dibujando líneas imaginarias para capturar constelaciones o planetas.  Esperando ver una estrella fugaz que me permita desear hacer realidad lo imposible.

 

 

¿Quién le pone límites al silencio? Cuando simplemente quiero expresar y sentir AMOR.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

<span>%d</span> bloggers like this: