PETALOS DE ROSA

Cuando Dios creo a Adán, también creo a Eva para que juntos se multiplicaran y llenaran la tierra con sus hijos.  Dios le dio a la mujer atributos formidables, dentro de los cuales está la capacidad de procreación que tiene en su cuerpo, la fortaleza física y espiritual para poder afrontar todos los cambios hormonales, mentales y de apariencia corporal que conlleva su labor maternal, sin afectar su capacidad para amar a cada uno de los miembros de su familia.  Sin la mujer el hombre estaría perdido; sin la mujer en este mundo no habría progreso ni felicidad.  La mujer desempeña un papel fundamental en la creación.  Por eso, sin importar la edad ni apariencia que posea, se le debe respetar, proteger, valorizar, amar en todo tiempo y lugar; porque en su trayectoria en este mundo ha entregado su juventud y el alma a los que ama.

 

¡Tu juventud!  Se ha desvanecido como pétalos de rosa,

 que se marchitan al pasar el tiempo,

 ya que uno a uno, tus pétalos de rosa han caído;

 con los años que has vivido.

 Tu piel ha perdido su elasticidad y suavidad; porque ya no tienes esa lozanía que da la sangre joven.  ¡Tu voz!  Ya no suena fuerte como agua de rio embravecido; moldeando su camino. Pero tu apariencia frágil, enternece el corazón rebelde y alocado de los hijos que has tenido.

¡Cuanto amor y dolor!  Cuanta alegría y tristezas acumuladas en tu corazón.  ¡Cuántas vivencias! Perfectamente archivadas, guardas en tu cabeza.  Cuantos secretos ocultos en tu mirada que no han destruido tu esencia; porque tu personalidad ha permanecido intacta enfrentando al destino. ¡Chinita! Ven y tómame en tus brazos, que ya no tienen tanta fuerza; ¡Hazme sentir que sigo siendo tu niño! Envuélveme con tu espíritu alegre y tu forma de sonreír, que siempre reflejan la alegría que sientes por vivir.

La vida misma te ha llenado con su cariño y te ha hecho mujer valiente que hablas con verdad; sin importar lo difícil que sea, te mantienes firme dispuesta a luchar.  Tu pelo emblanquecido por el peso de la sabiduría que has adquirido te hace muchas veces reflexionar y piensas si has actuado bien en tu paso por la vida. Pero a ti no te importa lo que digan los demás, porque tú crees en ti misma.

¡Cuando estoy a tu lado!  Quisiera retroceder en el tiempo, para cambiar muchos momentos en que te hice llorar.  Porque cuando veo un dejo de tristeza, que se refleja a través de tus ojos, siento que sale de tu alma, para decirme que estas cansada ya, de tanto caminar.  Sin embargo, sigues firme al pie del cañon, para luchar y defender todo lo que has construido, viviendo cada día sin cobardía.

MADRE no es solo un título de renombre, MADRE es tu labor divina coparticipe de la creación lo que te hace grande ante los ojos de Dios.  MADRE no importa cuantos pétalos de rosa hayas perdido, porque en cada uno de ellos ha quedado escrito tu amor inconmensurable hacia tus hijos y a través de los pétalos de rosa que has dejado tirados en el camino, has marcado con sabiduría la guía a seguir detrás de ti para que algún día lleguemos a vivir juntos, en el PARAISO.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: