COLORES DE OTOÑO EN PRIMAVERA (PARTE XV)

NORA-01Es una utopía aspirar a la felicidad eterna en un mundo mortal donde la imperfección traza y define los esquemas de un matrimonio ideal; a menos que se esté dispuesto a respetar, perdonar, amar sin límites y perseverar día a día, sin perder el enfoque que nos ha llevado a establecer una unión de común acuerdo; mientras caminamos enfrentando desafíos en el camino de la vida.  Aprendiendo a vivir y disfrutar cada instante que pasemos junto a la persona amada.  Fortaleciendo toda cualidad o aspecto que nos haya enseñado a AMAR.

NORA-06Nora permanecía extasiada, con la imagen de Eduardo arrodillado frente a ella plasmada en sus pupilas, donde el universo de su amor brillaba entre miles de estrellas. De sus ojos comenzaron a brotar lágrimas.  Su corazón se aceleró, sus pensamientos flotaban entre sueños no cumplidos y deseos que se querían materializar, sus labios temblaron al decir, “¡SI!”

Eduardo se puso de pie, tomo la mano izquierda de Nora y coloco el anillo de compromiso en su dedo anular como símbolo del amor que ambos sentían.  Luego se fundieron en un cálido abrazo, mientras se decían tiernas palabras de amor.

Al día siguiente comenzaron a hacer los preparativos para la boda, ninguno de los dos quería esperar demasiado tiempo para casarse.  Alicia colaboro económicamente para cubrir los gastos de la boda a pesar de no sentirse feliz por el casamiento de Nora y Eduardo.

OTONO-30Eduardo le comunico a sus padres su decisión de casarse por segunda vez.  Sus padres expresaron su deseo de querer estar presentes el día de la boda, pero Eduardo les respondió que ellos no estuvieron presentes cuando él se había casado con Ana y que no tenían por qué estar presentes el día de su boda con Nora.  Los padres de Eduardo no comprendieron porque no podían estar en la boda, pero decidieron respetar la decisión de su hijo.  Sin embargo, la madre de Eduardo esparció la noticia entre todas sus amistades.

Irene, la amiga de Susana se enteró de la noticia e inmediatamente se lo comunicó a Susana.  Al enterarse de que Eduardo se casaba por segunda vez, muchos recuerdos inundaron el corazón de Susana.  Pero no le dio importancia ya que cuando Eduardo se fue, llevaba consigo el objetivo de volver a ser feliz.  Y en ese proceso Susana sabía que Eduardo se olvidaría de Ana.  Aunque por un instante su corazón se conmocionó al pensar que al casarse Eduardo quisiera llevarse a los gemelos a vivir con él.

three persons sitting on the stairs talking with each other

Irene, le dijo a Susana que debería hablar con Eduardo y restablecer la relación armoniosa que tenían antes de la muerte de Ana.  También le insistió en que debería asistir a esa boda y llevar consigo a los gemelos para que pudieran acompañar a su padre.  Irene le dijo que ella podría obtener la dirección de donde se realizaría la boda.  Susana parecía no tener ningún interés en formar parte de la vida de Eduardo en ningún sentido, después de todo Eduardo se había alejado por voluntad propia y dejado a los gemelos prácticamente abandonados.

Para Nora los días siguientes comenzaron a fluir como agua entre los dedos, que se quiere retener, pero resulta inevitable que se escape por más que se aprieten los dedos de la mano.  Esforzándose por cumplir con sus asignaciones de la universidad y los preparativos de la boda.  Por el contrario, para Eduardo los días resultaban demasiado largos en la espera del día de su boda.

OTONO-29Cada día se desarrollaba una nueva aventura, como una historia corta que comienza al amanecer y termina al anochecer, sin pendientes para el día siguiente, ya que la joven pareja cumplía a cabalidad con lo planificado para cada día.  Su amor se fortalecía de tal forma que se comunicaban amorosamente a través de tiernas miradas, con gestos picarescos o acciones sutiles, sin palabras, como si pudieran discernir sus pensamientos o transmitir sus deseos con el rose de sus dedos. 

Nora y Eduardo planificaban su futuro profesional, la cantidad de hijos que querían tener, la ciudad donde les gustaría vivir, la casa que comprarían, los viajes que realizarían juntos y el hogar solido que establecerían esforzándose por ser felices toda su vida.  Cada vez que Nora y Eduardo conversaban sobre el futuro, lo hacían viéndose directamente a los ojos, con una sonrisa en los labios y sellando lo planificado con un apasionado beso.

Nora le enseño a Eduardo a sonreír con felicidad extraída desde lo más profundo de su corazón.  Eduardo le enseño a Nora a amar los atardeceres y observar la belleza de la naturaleza con el alma.  Ambos se complementaban a cabalidad como se complementan los elementos químicos que nos hacen sonrojarnos, cada vez que sentimos como adentro de nuestros cuerpos se extiende el elixir mágico que acelera nuestros sentidos, que nos hace vibrar o vivir sensaciones irrepetibles y que se llama AMOR.

reception outdoors

El día de la boda llego, como llega el rocío de la madrugada después de un día caluroso.  Lleno de frescura y luz.  Nora estaba muy nerviosa pero sumamente feliz.  Alicia se dejó contagiar por la felicidad de su hija y decidió alejar todo pensamiento erróneo que le hiciera sentir temor por la boda de Nora.  Así que comenzó a disfrutar de todo lo que habían preparado para ese día con el corazón.

Eran las diez de la mañana cuando Eduardo y Nora se unieron legalmente en matrimonio, en la municipalidad de la ciudad donde vivían.  Los acompañaron unos amigos de la universidad y Alicia fue testigo de la boda civil.  Después todos fueron a la casa de Alicia, brindaron y comieron algunos aperitivos que Nora había preparado.  A la una de la tarde Eduardo se fue a su casa para prepararse para la boda religiosa que se realizaría a las seis de la tarde.

bride in wedding dress on wedding day

Las horas pasaron rápidamente.  Nora estaba bellísima cuando ingreso a la iglesia, vestida de blanco con un ramo de rosas amarillas entre sus manos, la acompañaba su madre. Cuando la ceremonia religiosa termino todos fueron a la casa de Alicia donde habían preparado una recepción.  Todo estaba organizado en el patio trasero de la casa.  Ya había algunos invitados esperando a los recién casados, entre los cuales se encontraban Susana y los gemelos.

woman wearing white wedding gown holding hands with man while walking

Cuando Eduardo y Nora ingresaron a la casa, todos los invitados se pusieron de pie.  Susana había decidido darle una sorpresa a Eduardo al llegar a la boda con los gemelos aun sin haber sido invitada; porque quería demostrar con su presencia que estaba dispuesta a respetar y apoyar el matrimonio de Eduardo.  Susana pensaba que, si lo hacía de esa manera Eduardo no intentaría recuperar a los gemelos en el futuro.  Cuando Susana vio a Eduardo se acercó para hablar con él, pero la impresión que recibió al ver a Nora la enmudeció instantáneamente.  April y John al ver a Nora comenzaron a gritar, “¡mamá, mamá!”  Ambos corrieron hacia ella para abrazarla fuertemente.  Entonces Susana experimento un fuerte dolor en el pecho al mismo tiempo que caía al suelo.   

CONTINUARA…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: