COLORES DE OTOÑO EN PRIMAVERA (PARTE XIV)

OTONO-52Hay ocasiones en que amar duele…  Duele en el alma.  Ese dolor se siente en el corazón y provoca dolor físicamente en el cuerpo.  Duelen cada una de las partes internas de los órganos que nos hacen sensibles a las emociones.  Duele tanto que al expresarlo con llanto, nuestras lagrimas se vuelven amargas.  Especialmente cuando no somos auténticos para dar o recibir AMOR.

NORA-04Alicia quedo presa de una mentira que surgió muchos años atrás y de la cual no se podía escapar sin ocasionar un torbellino de dolor en Nora.  Alicia se había alejado de todo lo que podía robarle la felicidad de tener a Nora como su hija, pero cometió el error de mantener vivo el pasado en su memoria y en su vida al continuar manteniendo una amistad con la madre de Eduardo.  Sin embargo, se justificaba a sí misma pensando que le había hecho un favor a Susana, ayudándole a criar una de las gemelas.  Su amor de madre era verdadero, sin importar que no fuera la madre biológica de Nora, por lo cual estaba dispuesta a permitir que Eduardo se casara con su hija.  Así que Alicia simplemente se quedó callada.

NORA-03El carácter de Nora era un poco introvertido, lo cual contrastaba totalmente con el carácter que Ana tenía.  Debido a las diversas experiencias extrasensoriales que Nora había vivido desde niña al estar unida mentalmente a una hermana que no conocía, Nora se había vuelto tímida.  La confusión que ocasionaba en su mente los sueños que experimentaba en las noches, le habían impedido poder tener una relación de noviazgo con algún muchacho, a pesar de tener muchos pretendientes por su innegable belleza. Nora era idéntica en gustos, actitudes y gestos con su hermana Ana.  Y su personalidad se podía resumir en una sola palabra “Dulzura”. 

Para Nora no fue difícil enamorarse totalmente de Eduardo, ya que le comenzó a amar en silencio desde que Eduardo lleno el corazón de Ana con amor.  Sin importar que no lo conocía físicamente, Nora compartía el amor de Eduardo con Ana como si ambas vivieran con un solo corazón. 

NORA-02Eduardo visitaba la casa de Nora todos los días.  Siempre llegaba sonriente, cargado de muchos detalles que avivaban el amor que Nora tenía por él.  Sin embargo, a pesar de todo el empeño que Eduardo ponía en su relación, era inevitable que sus ojos se opacaran cuando el recuerdo de Ana llegaba a él, haciéndole sentir una gran emoción, muy difícil de definir si era amor prendido a un recuerdo o el deseo de no querer olvidar a Ana al sentir que se estaba enamorando de Nora.

Eduardo no comprendía porque había ocasiones en que se sentía entre tinieblas al evocar inconscientemente el vacío que aun existía en su corazón desde que Ana murió.   Eduardo no sabía porque revivía momentos únicos vividos con Ana, mientras estaba con Nora.  Como cuando la besaba tiernamente enardecido por el aroma a rosas del perfume que Nora usaba, idéntico al de Ana.  O cuando caminaban tomados de la mano por entre los árboles de algún parque al atardecer, mientras el sol esplendorosamente teñía el horizonte con los colores del otoño, que desde la muerte de Ana ya no tenían la fascinación de la primavera.

NORA-05Cada movimiento, cada pensamiento, cada suspiro que Eduardo tenia, eran totalmente para Nora.  Aunque algunos latidos de su corazón todavía le pertenecían a Ana.  Eduardo estaba consciente de que su amor por Nora era real.  Pero constantemente se martirizaba a si mismo al preguntarse ¿Cómo olvidar a Ana? Si la veía reflejada en las pupilas de sus ojos cada vez que acariciaba el rostro de Nora con su mirada.  ¿Cómo olvidar a Ana?  Si la electricidad que recorría su cuerpo al contacto de sus dedos con la piel de Nora encendía una chispa de sueños incompletos por la que había sido el amor de su vida.

Una noche mientras Eduardo dormía, soñó que Ana llegaba hasta su cama y sentándose junto a él, le dijo mientras le acariciaba el pelo, “Ya no sufras por mi Eduardo.  Yo soy muy feliz donde estoy y quiero que tú también seas feliz donde tu estas.  No te sientas culpable de amar a mi hermana, porque de alguna manera yo guie tus pasos hacia ella.  Quiero verte feliz, libre para vivir un nuevo amor. Se honesto contigo mismo y con Nora, porque solo así tendrás paz.  Libérate de mí y déjame ir.  Se feliz sin mí.” Entonces Ana le beso en la frente.  Luego, sonriendo camino hacia la puerta, donde se detuvo un instante.  Levantando su brazo derecho coloco dos dedos sobre sus labios para lanzarse un beso a través del tiempo y la distancia a Eduardo.

NORA-01Entonces Eduardo se despertó con el rostro totalmente mojado por el torrente de lágrimas que sus ojos habían derramado.  Sin pensar grito con mucha fuerza, “¡No sé si podré vivir sin ti a mi lado, pero APRENDERE a hacerlo! ¡Jamás podre olvidarte, pero Aprenderé a que tu recuerdo no me haga daño!”

Después Eduardo lloro intensamente esforzándose por eliminar la confusión de sentimientos que habitaba en su corazón.  De esta forma limpio su alma, para entregar un amor puro, sincero y honesto a Nora.

NORA-06Al atardecer del día siguiente, Eduardo llego a la universidad con un hermoso ramo de rosas amarillas.  Se dirigió hacia la enfermería donde Nora hacia sus prácticas.  Se paro frente a la puerta para esperar a que Nora terminara sus prácticas ese día.  Cuando Nora salió, Eduardo se acercó a ella, la beso, le entrego las rosas, se arrodillo mientras extendía su brazo derecho sosteniendo un anillo entre sus dedos.  Los rayos del sol se reflejaban sobre sus ojos color miel, el color blanco de la piel de su rostro contrastaba con lo rosado de sus labios, su pelo negro brillaba con chispas resplandecientes de luz, mientras el cielo se volvía rojo y el viento los envolvía a ambos con un cálido sentimiento que los alejo del mundo a su alrededor, dándoles la privacidad de un momento donde solo existían ellos dos.  Creando un mágico momento que se complementó cuando Eduardo tiernamente, pero con la fuerza poderosa de sus entrañas pregunto, “¿Nora, te quieres casar conmigo?” 

CONTINUARA…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: