COMO UNIVERSAL ME AYUDO A SUPERAR LA DEPRESION.

Hace algunos días compartí un relato de mi niñez; en esta ocasión les contare un poco más de mí y quiero decir que, aunque no he publicado por las ultimas semanas, si he respondido de forma directa a las cartas que recibo y como lo prometí escribiré un poco más de mi vida en algunas de mis publicaciones para responder a las personas que me lo han solicitado.

Vivir es hermoso, especialmente cuando aprendemos a disfrutar de todo lo que hacemos y cuando crecemos mentalmente después de haber sufrido, ya que en algún momento de nuestra vida todos nos vemos envueltos en una serie de eventos desfavorables ocasionados por nuestras decisiones o por consecuencia de las decisiones de otras personas que forman parte de nuestro ambiente familiar, laboral o estudiantil.

Entre los años del 2008 y 2009 estuve enfrentando serios problemas emocionales y viviendo en una terrible situación económica al quedarme sin un empleo estable unido a todos los gastos judiciales ocasionados por mi recién divorcio lo cual afecto seriamente mi libertad financiera.  En ese tiempo también comencé a enfrentar mi vida familiar como padre soltero con tres hermosas hijas que Dios me ha permitido criar y conservar a mi lado.  Yo trabajaba algunas horas en diferentes ranchos alrededor de las ciudades de Ocoee y Winter Garden con lo cual podía pagar los servicios necesarios básicos para mantener la casa donde todavía vivo (renta, luz, agua, comida, etc.)  Al quedarme solo con mis hijas, tuve la maravillosa oportunidad de poder compartir con ellas en todas sus actividades escolares, sociales y religiosas.  Pero como consecuencia de no poder trabajar muchas horas, mis ingresos se volvieron escasos por lo que no podía llevarlas de paseo frecuentemente, tampoco podía satisfacer todas las necesidades inherentes a la edad en que ellas se encontraban ( 5, 8 y 11 años respectivamente) entonces, decidí hacer lo que muchas personas consideraron fue la mayor locura que se me pudo ocurrir en esos momentos de mayor necesidad que estaba viviendo.  Compre los pases anuales de Universal Estudios para ambos parques (Isla de la aventura y Universal Estudios) En ese tiempo no se daba ningún tipo de adelanto económico al adquirir los pases solamente se pagaba el primer mes que en ese entonces fueron aproximadamente 12.50 por cada pase anual.  Aún recuerdo cómo me tembló la mano al poner el dinero de la primera cuota en la ventanilla de compra.  Por un momento dude si estaba haciendo lo correcto; comprar los pases implicaba tener un mínimo de 60 dólares disponibles mensualmente para poder pagarlos.  Pero, la emoción de alegría en mi corazón y una cálida sensación en todo mi cuerpo me afirmaron que estaba haciendo lo correcto.  Cuando firme el contrato de compra acepte la automática renovación de los pases cada año.  Después de terminar todo el trámite, me di la vuelta y lo primero que mire fue los ojitos brillantes llenos de felicidad de mis hijas, con amplias sonrisas en sus labios reflejando una alegría total en sus rostros.  Las tres niñas corrieron hacia mí, ya que estaban esperando ansiosas por entrar a los parques.  Cuando me abrazaron y me dieron las gracias, mis ojos se llenaron de lagrimas y en ese preciso instante me di cuenta de que estaba haciendo la inversión más importante en nuestras vidas; estaba invirtiendo en nuestra felicidad y estabilidad emocional.  Yo fabrico piñatas para ayudarme en la economía de mi hogar, así que pensé: – “60 dólares más que pagar cada mes, implican solamente que me tengo que desvelar unas horas extras cada día para poder completar esa cantidad, pero la felicidad de mis hijas lo valen”.  A partir de ese día nuestros fines de semana estuvieron llenos de diversión, emociones fuertes, risas espontaneas y transparentes, personajes de ficción que cobraban vida para transportarnos a mundos mágicos extraídos de la televisión.  Nosotros sentimos el miedo de ser atacados por tiburón, aprendimos a disfrutar la música y letra perfectamente armonizada en la voz del Hombre Lobo, Frankenstein, Drácula y Beetlejuice, disfrutamos del viaje a través de Jurassic Park, la tranquilidad traviesa de Cat in the Hat, el viaje tenebroso al mundo prohibido de Poseidón, los efectos especiales increíbles de Terminator y actualmente de toda la magia de Harry Potter.  No puedo mencionar todas las atracciones que tienen los parques, pero si puedo decirles que conocemos cada rincón de cada uno de ellos.  Ya que allí, hemos dejado todas nuestras tristezas y olvidado nuestros problemas cambiándolos por diversión total, satisfacción personal y familiar.  Los primeros años que fuimos a Universal Estudios, siempre llevaba comida y botellas de agua porque no tenía dinero para comprar nada allí adentro y a pesar de eso siempre llegamos a las 09:00am y nos retirábamos hasta que los parques cerraban. Así, regresábamos a casa después de la media noche; ahora después de más de 10 años de asistir ininterrumpidamente a los parques las cosas han cambiado porque ya no llevo una mochila llena de comida, tampoco una bolsa extra llena de golosinas y snacks, porque podemos comprar allí adentro, lo que si no ha cambiado y nunca cambiara es la emoción en nuestros corazones y la alegría de poder disfrutar cada vez que asistimos de todas las atracciones no por tradición sino porque realmente somos felices en los parques de Universal Orlando.

Cada vez que voy a los parques y paso por la seguridad de la puerta de entrada, mis ojos brillan y a cada paso que doy siento que mi cuerpo se llena de fuerzas para olvidar el pasado y vivir el presente como persona libre de problemas y malos recuerdos ya que el ambiente del parque tiene el poder de borrar las imágenes tristes en mi mente y me hace sentir vivo para disfrutar de todo lo que ofrece ese mundo diferente.  Un mundo donde todos los empleados me reciben con amabilidad.  Un mundo donde me puedo sentir como turista en este país.  Un mundo que a pesar de ser fantasía despierta mi realidad como profesional y hace que crezcan mis aspiraciones por ser mejor cada día.  Un mundo donde nadie perturba mi felicidad.  Un mundo ideal donde todos están riendo y nadie siente deseos de actuar mal. Y lo increíble es que, así como hace más de diez años cuando mis hijas y yo fuimos por primera vez a Universal todavía al regresar a casa hablábamos de todo lo que nos hemos divertido y seguimos esperando con ansias el próximo fin de semana libre para poder regresar a los parques de Universal.  Y a pesar de que sufrí mucho en el pasado por la escasa economía que tenía, nunca deje de pagar los pases anuales; ya que visitar los parques me ayudo a superar los sentimientos depresivos que me atacaban por causa de los problemas que estaba enfrentando y puedo afirmar que el mundo mágico de Universal me dio la fortaleza para superarme, salvando mi vida de la depresión.  También, sobre todas las cosas ayudo a devolverles la alegría por vivir a mis hijas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: