MI EXPERIENCIA EN EL QUEEN MARY…

Julio 17 de 2018

¡Que emoción!  Regresar a los ángeles california después de 28 años, me sentí sumamente feliz de recorrer sus calles y pasear por todos aquellos lugares que visité cuando era un adolescente.

¡Long Beach!  Siempre estuvo en mi corazón.  Y fue uno de los primeros lugares que visitamos.  Mis ojos deslumbraban felicidad al sentir el viento húmedo con olor a sal, tocando mi piel, humedeciendo mi rostro y llenando mi mente de recuerdos con imágenes de amigos, lugares, comidas y una adolescencia inolvidable.  Una de las atracciones por la cual estábamos allí ese día era el paseo embrujado dentro del Queen Mary (Si, no me equivoque al decir EMBRUJADO).  Éramos seis los que estábamos en el grupo: Mi amiga Aleida y su hija Sophie, mi esposa Marbel, mis hijas Amy y Dulce.  Todos ansiosos por poder entrar al barco.  (Esperamos hasta las 6:00 pm, porque a esa hora la entrada es GRATIS).  Comenzamos nuestra travesía ascendiendo hasta el segundo piso (Estábamos buscando los baños).  Debo decir que en el segundo piso esta la entrada al hotel y el cuarto de los baños públicos.  El cuarto de baño me pareció sensacional; todo estaba en silencio, con rechinidos de puertas que no se abren y sonido de agua saliendo de los grifos sin que caiga una sola gota de agua.  No había nadie más que yo allí adentro, así que mi visita al baño fue extremadamente rápida, pero antes de salir tomé una foto (y cuando la mostré, todos se rieron de mí).  Todos pensaron que estaba loco por tomarle una foto al cuarto de baño.

Después comenzamos a caminar por los largos pasillos en el tercer y cuarto nivel observando las vitrinas llenas de objetos decorativos originales de la época exitosa del Queen Mary.  Quisimos encontrar la entrada al cuarto de maquinas en el nivel más bajo del barco, pero nos fue imposible, así que decidimos seguir a un grupo de personas dirigidas por un guía turístico (No habíamos caminado mucho cuando el guía turístico detuvo al grupo y se dirigió a nosotros para decirnos:

 – Que, si queríamos un paseo por el barco, debíamos comprar el servicio de guía correspondiente y pagar por la excursión, ya que no podíamos continuar con el grupo de forma gratuita.

Después de tan vergonzosa situación nos quedamos paralizados a la mitad del pasillo donde estamos tratando de llegar al cuarto B340 (el cuarto con mayor actividad paranormal descrita por muchos visitantes).  Sophie, Amy y Dulce decidieron regresar a la recepción para preguntar los horarios y precios de las excursiones al interior del barco.   Marbel, Aleida y yo, decidimos esperar donde estábamos hasta que las jovencitas regresaran con la información.  Como se estaban tardando, yo decidí explorar un poco y comenzar a descender por las escaleras hasta el cuarto de máquinas; a lo que Marbel y Aleida respondieron que ¡No!  (Aludiendo que, en todas las películas de miedo, las personas comienzan a morir cuando se separan y dispersan en diferentes direcciones).  Yo me reí un poco y les dije:

-Ok, quédense aquí, mientras yo voy a conocer un poco más del barco.

Caminé algunos metros y descubrí unas escaleras hacia un nivel más bajo.  Todo estaba en silencio.  No había nadie a mi alrededor y el ambiente estaba frío por el aire acondicionado (Sin embargo, no me deje influenciar por el ambiente tan extrañamente desolado) Así que, con paso firme, camine por las escaleras hacia el piso de abajo, después del último escalón quede de frente hacia una hermosa fotografía en blanco y negro del Queen Mary navegando majestuosamente en 1936.  Observe detenidamente la fotografía y por un momento desee haber estado en ese barco, en sus tiempos de opulencia.  Saque mi teléfono del bolsillo de mi pantalón y le tome una fotografía; luego comencé a girar lentamente mi cabeza para observar todo a mi alrededor.  No había nadie.  Todo estaba extremadamente silencioso.  Me sujete de una barra de hierro que formaba parte del barandal de las escaleras y me pareció que estaba demasiada fría para la temperatura que había en ese momento a mi alrededor.  El piso superior estaba frio, pero en donde yo me encontraba en ese momento estaba un poco mas caliente; me doble sobre mi estomago para observar hacia donde dirigían las escalares, porque todavía bajaban un nivel más (Por extraño que parezca en ese momento no estaba seguro en que piso me encontraba) Así que pensé:

“Bueno, ya estoy aquí.  Qué más da seguir descendiendo un piso más”

Comencé a caminar escaleras abajo y cuando llegue al final estaba de frente a tres puertas anchas de grueso metal con agarraderas de aluminio, cada una tenía dos hojas y sin ventanas (no se podía ver nada a través de ellas), entonces me voltee para observar, que detrás de mi solo estaban las escaleras por donde había llegado hasta donde estaba en ese instante.  Mi curiosidad me impulso a querer abrir las puertas.  Así, que tenía una puerta de frente a mi y una puerta a cada lado.   Comencé a tratar de abrir la puerta a mi lado izquierdo y la jalé con fuerza, pero ni siquiera se movió. Entonces me dirigí a la puerta de en medio y comencé a tratar de abrirla.  Cuando de repente la puerta a mi izquierda se comenzó a mover como si alguien estuviera intentando abrirla al mismo tiempo que yo quería abrir la puerta de en medio, haciendo mucho ruido.  La puerta a la izquierda temblaba y yo no supe que hacer.  Inmediatamente me moví a la puerta de la derecha y comencé a jalarla para intentar abrirla; entonces mi consternación fue mayor porque las dos puertas que había intentado abrir previamente estaban siendo jaladas y hacían mucho ruido, pero no había nadie más en ese momento, solamente yo (O al menos no pude ver a quienes estaban intentando abrir las puertas).  Un frio recorrió mi cuerpo.  Me di la vuelta para subir por las escaleras rápidamente tratando de llegar al piso superior. Subí corriendo con la mirada fija en los escalones para no tropezar y caer.  Cuando llegue al último escalón

 ¡Me quede sin respiración! Toda mi piel se puso de gallina (Estaba muy nervioso)

 ¡Fue increíble!  Hacia tan solo segundos que salí corriendo escaleras hacia arriba, pero mis ojos se toparon de nuevo con las tres puertas de frente hacia mí en el piso inferior.

¡Pensé que estaba alucinando!

¿Cómo era posible que estuviera de nuevo en mi punto de partida?

Sin comprender lo que estaba ocurriendo mire hacia atrás y tenia otra vez las escaleras en forma ascendente.  Al mismo tiempo las tres puertas empezaron a temblar, se escuchaban ruidos fuertes de personas gritando, tratando de abrir las puertas, jalándolas hacia el frente.  Me sentí muy turbado ¡Eso no era lógico!  Entonces solo retrocedí, me volteé y comencé a subir los escalones otra vez.  La situación se volvió caótica para mí porque cuando llegué al último escalón, mis ojos se abrieron grandemente. Sentí que una corriente eléctrica me invadió por completo, el calor de mi cuerpo desapareció, tenia la piel de gallina.

 ¡No podía ser posible!

 ¡Otra vez!

Estaba de frente a las mismas tres puertas y a mi espalda la escalera hacia arriba. Me confundí por completo.

 ¿Como era eso posible?

Yo estaba subiendo los escalones, pero siempre regresaba al piso de abajo.  No había nadie a mi alrededor, pero los ruidos de personas gritando, tratando de abrir las puertas, eran cada vez más fuertes.  Saqué mi teléfono para llamar (No tenía señal alguna) Empecé a ser presa del pánico.

 ¡Casi comienzo a gritar!

Pero cerré los ojos y apreté fuertemente el teléfono en mí mano.  (La acción de apretar fuertemente el teléfono me tranquilizo un poco) Luego pensé:

“El teléfono no funciona, pero tengo música ¿A lo mejor si hago ruido?  Todo se termina”

Cuando desbloquee la pantalla, apareció la fotografía del Queen Mary que había tomado anteriormente; la observe y cerré mis ojos.  Dije en voz alta:

 ¡Quiero ir al cuarto donde esta este cuadro!

 ¡Quiero ir al cuarto donde tome esta fotografía!

Me di la vuelta y comencé a subir los escalones.  Cuando llegué al final de la escalera, estaba de frente al cuadro del barco, no me detuve mucho tiempo y seguí subiendo la escalera hasta que encontré la salida.  Creo que mi corazón comenzó a latir otra vez cuando vi a las chicas esperando por mí, les relaté lo sucedido y no me creyeron. Pensaron que me había dejado impresionar por las historias del Queen Mary.  Después fuimos todos a la recepción para comprar las Entradas del paseo embrujado.  Cuando el guía nos estaba mostrando cada rincón del barco, llegamos al pasillo donde yo me había aventurado a explorar por mí mismo.  El guía dijo que varias personas habían reportado haber sido atrapadas en una especie de loop (entrada sin salida) en ese nivel.  Un loop donde las personas trataban de escapar pero siempre regresaban al mismo punto.  El guía dijo que en otras ocasiones habían encontrado personas temporalmente desaparecidas en ese nivel gracias a los horribles gritos que deban pidiendo ayuda, presas del pánico por el miedo que sentían de no poder salir de ese lugar.  También, agrego la recomendación de no alejarse del grupo, porque generalmente esto ocurría cuando las personas estaban solas explorando el lugar.

Yo escuché todo atentamente, pero no dije ni una sola palabra.  No quería que pensaran que estaba mintiendo.  Pero mi familia ¡Acepto!  Que algo paranormal había ocurrido ese día mientras recorríamos los interminables pasillos embrujados del Queen Mary.

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: